Secretos para ser mas feliz en tu trabajo

He trabajado en unas cuantas organizaciones, en entornos y con personas diferentes, siendo la búsqueda de una mayor armonía en el trabajo una constante permanente en mi trayectoria. Así que en este post te voy a trasmitir lo que he aprendido hasta ahora, y también te daré algunas sencillas herramientas para que las pongas en marcha en tu oficina, departamento o tienda.

¿Estás cansado de ir a una oficina que parece un funeral?

¿El stress os atrapa y parece que es mejor quedarse en la cama que levantarse para acudir otro día más al trabajo?

¿Quién no ha pasado en algún momento de su vida por algo así?

Pues bien, te voy a dar una estupenda noticia. Que una oficina, equipo de trabajo o unidad de negocio, te parezca más feliz, solo depende de ti. Aquí encontraras 5 consejos, extraídos de mi ebook “Los 10 Mandamientos para una oficina mas feliz” para que, aplicándolos en tu día a día, consigas adecuar tu percepción hacia tu trabajo, y de forma casi mágica, provocar cambios en los que te rodean.

Eso sí. Ten paciencia y perseverancia, esto no va de la noche a la mañana.

CREERÁS EN EL EQUIPO SOBRE TODAS LAS COSAS

La riqueza de los equipos radica en la variedad y diferencias entre sus miembros. Es esto último lo más valioso que puede tener un equipo. ¿Puede tener un equipo de futbol 11 delanteros? La verdad es que quedaría lucido, pero les iban a meter un montón de goles.

En una unidad de negocio, lo normal es que se representen muchos roles distintos. Cada uno aporta lo suyo, y la búsqueda del equilibrio y las relaciones entre ellos es de verdad fundamental.

Una vez un colega me contaba que en su oficina tenía un miembro del equipo que era un “cáncer”, (¡que termino más terrible!, pensé), que no realizaba bien su trabajo y que jamás podría realizarlo, que ni sabía ni quería.

La visión generada por mi colega, basada en hechos y en su percepción de los mismos, lo que acababa consiguiendo era generar más de lo mismo. Si tu observas a tus compañeros y colegas desde la visión de sus puntos negativos, te puedo asegurar que lo que vas a hacer es acrecentar esos puntos y maximizarlos. ¿Sabes por qué? Porque estas encontrando la excusa perfecta para no hacer nada por cambiar esa situación desde tu mundo.

Nos han educado en el ver para creer y lo siento mucho, en esta vida hay que creer para ver. Cuando crees, creas tu realidad y en base a eso puedes mejorar tú, tus compañeros y tú departamento.

Pero, ¿cómo, si no hace más que tocarme las narices?

Hay van unas pautas sencillas:

– Piensa, por un momento, de donde viene la creencia de que ese compañero o colaborador no puede cambiar, y piensa, si esa creencia te ayuda o no a que las cosas cambien. ¿Qué debería creer para que las cosas cambien? Ya, y ¿cómo lo hago? ¡Pues como cuando aprendemos a conducir!, primero forzando. Redacta una nueva creencia más en positivo, buscando los puntos fuertes de esa persona, y repítetela varias veces al día, de forma que construya nuevas conexiones neuronales. Si te mantienes firme en su práctica, podrás mantener y observar hechos que te la reafirmen. Y créeme si te mantienes en ese pensamiento, encontraras hechos y las cosas mejorarán. Se abrirán caminos en su comportamiento y en el tuyo hasta ese momento inexplorados. ¡PRUEBA! ¿QUE TIENES QUE PERDER?

– Elogia y reconoce los logros, es sencillo, y muy productivo para elevar la auto creencia. Creer y elevar la auto creencia de los miembros del equipo es base para que un equipo se sienta feliz ¿Cómo te sentías cuando eras niño y tus padres te expresaban su confianza en tus posibilidades y animaban a buscar nuevas metas? ¿Por qué renunciar a ello ahora?

ESCAPAD DE LA DUALIDAD ÉXITO-FRACASO. OFICINA MINDSET

Una de las bases para la felicidad en un equipo o departamento, y también en las personas, es escapar del concepto tradicional éxito-fracaso, bueno-malo, acertado-desacertado.

Una unidad de negocio que se rige por esa máxima, tradicionalmente inculcada en nuestra sociedad, vive buscando la abundancia, es decir el éxito, y atemorizada o condicionada por el miedo a la escasez, el fracaso. O paralizada por el miedo al error, en búsqueda de la única solución posible, el acierto.

Una oficina mindset construye entre sus miembros una cultura abierta a multitud de posibilidades, y desarrolla el talento de sus miembros y del conjunto, porque como no se mueve en la dualidad, funciona más libre, sin miedo. Lo que pase es una posibilidad más, y tras ella otra posibilidad.

Como construir una oficina MINDSET

– Eliminad en lo posible del vocabulario la dualidad bien-mal, o al menos tomad conciencia de cuando os estáis moviendo en ella. Cuando escuchas y observas esa dualidad puede surgir la opción de vencer el miedo y optar por la acción, por buscar lo posible.

En las reuniones establecer 5 FASES MINDSET a las distintas acciones y retos que afrontéis.

o 1. Que vamos a hacer.
o 2. Como lo vamos a hacer.
o 3. Que necesitamos y cuanto esfuerzo precisamos para ponernos en marcha.
o 4. Resultados posibles y alternativas a los mismos.
o 5. Que obtenemos de cada uno de ellos.

Con este sistema creareis el hábito de no ver resultados buenos o malos, y que resultan consecuencias de cada uno de ellos.

La construcción de una unidad de negocio en este modelo proporciona mayor felicidad a sus miembros, en cuanto los hace más libres, y les da más oportunidades de crecimiento.

RESPETA LOS HORARIOS Y LA CONCILIACIÓN DE LA VIDA PROFESIONAL Y PERSONAL

Este parece de cajón. Es evidente que un equipo y centro de trabajo feliz es en el que las personas pueden mantener un equilibrio, conocido, acordado y respetado por todos, entre las horas que dedican al trabajo y su vida personal.

¿De dónde surgen las creencias que tenemos, como empleados o managers, en las que el empleado que dedica más horas de las estipuladas al trabajo, es un trabajador más comprometido? Si tienes esa creencia, ¿crees que te ayuda a ser más feliz en el trabajo? ¿Qué pasaría, si por un momento, piensas que la entrega y el compromiso nada tienen que ver con desatender tu vida personal? ¿Quién te ha inculcado esas ideas?

ACTUACIONES Y PRACTICAS SENCILLAS PARA QUE ESTO SEA RESPETADO:

– Si eres manager fomenta e insiste a los miembros de tu equipo que se vayan a su hora.

– Acuerda medidas creativas que fomenten el respeto a las personas en lo que al tiempo se refiere. Por ejemplo, el que se quede más de media hora tres días seguidos paga unos bollos el viernes. Lo que se os ocurra y os parezca divertido.

– Realiza un seguimiento, en hoja Excel, del grado del cumplimiento de horario de tu equipo y celebra el cumplimiento como el de otros objetivos de negocio. No tengas miedo, ese miedo viene de tus creencias.

– Se flexible ante peticiones concretas del equipo, y se responsable con lo que haces con tu tiempo. El equilibrio de un sistema se basa en dar y recibir. Si damos, recibimos de forma natural.

Si alguien de forma recurrente precisa más tiempo del estipulado para realizar su trabajo, existe un desajuste que esa persona y su manager deben abordar.

Un equipo que se relaciona así con el tiempo, y que recibe de su manager ese input, es un equipo más feliz y más responsable. Y cuando haya algo relevante, y de verdad urgente y necesario, que no se pueda dejar para mañana, ahí estarán todos dando el callo para sacarlo delante de una u otra forma.

EMOCIONATE Y FOMENTA LA EXPRESION DE LAS EMOCIONES

Somos seres emocionales, todas las decisiones, hasta las que parecen más intrascendentes, tienen emociones por debajo. En la mayoría de las organizaciones que he conocido este concepto es un concepto virgen. Se habla de gestión emocional, y otros conceptos, pero la verdad es que mostrar tus emociones en el trabajo, y más aún si muestran tu vulnerabilidad, es algo impensable.

Las emociones son la expresión corporal de los pensamientos, y como pensamientos tenemos un montón en el trabajo, emociones también. Lo que suele ocurrir es que nos quedamos en la cabeza y no nos resulta fácil ni estamos acostumbrados a ubicarlas en nuestro cuerpo y reflexionar sobre su origen, y más aún, sobre la absoluta responsabilidad que tenemos sobre ellas.

Nadie nos hace nada, lo que sentimos ante actos y palabras ajenas es una cuestión propia, y al igual que es necesario responsabilizarnos de ellas, también somos más felices si encontramos un camino para expresarlas con normalidad.

Ni se la de veces que he llorado a lo largo de mi vida profesional, a veces solo y otras con mis compañeros, y por supuesto la de veces que he reído y disfrutado.

En el trabajo nos enfadamos, sentimos rabia, vergüenza, ira, frustración, alegría. No falta ninguna emoción del catálogo.

Una oficina feliz, como representación de un grupo de personas felices, es aquella que deja un espacio para que afloren las emociones, sin juicio, y con acompañamiento. Acompañamiento de los colegas y de los managers.

En una comida en Bilbao, durante un curso, un buen profesional con muchos años de experiencia en gestión de personas, me decía que a él no le gustaba nada que sus colaboradores le hiciesen participe de cuestiones ajenas al trabajo y que conllevasen alguna exposición emocional, porque creía que se realizaba con la intención de condicionar su función directiva y el ánimo de obtener alguna prebenda en ese camino.

La verdad que mi experiencia me lleva a pensar todo lo contrario.

Si tu como manager o compañero, eres capaz de generar un espacio en el que un colaborador es capaz de compartir contigo una situación en la que aflora una emoción difícil, has conseguido algo muy importante. Y si tienes la suficiente capacidad de escucha y acompañamiento, además de mejorar este mundo (y esto algo tiene que ver con una oficina feliz…mundo feliz…es la suma de muchas oficinas felices), está fabricando un pegamento humano que es el mejor químico para generar efectividad laboral, lealtad y entrega.

Exponte, no tengas miedo.

QUE PUEDE HACER PARA DECLARAR TU OFICINA “ZONA DE EMOCION LIBRE”

– Elimina, o reduce al máximo el juicio. Todos enjuiciamos, pero si queremos que las personas se expresen con tranquilidad, debemos transmitir escucha que no enjuicie. Recuerda en cuanto estés haciendo una valoración personal de lo que te cuenta el de enfrente estas enjuiciando y pasando por tu filtro su vivencia.

– ¡Exponte, muéstrate vulnerable! No tengas miedo. ¿De dónde viene la creencia de que eso es malo en el trabajo?

– EMPATIA. ¡Qué palabro tan usado y complejo de aplicar! Que, si te pones en los zapatos de otro, que, por cierto, nunca son los tuyos, y no te quedan bien, y empiezas a enjuiciar, a dar consejos, etc. Recientemente en un concierto de Silvia Pérez Cruz, canto una canción que decía “no llores por mí, llora conmigo”. Eso es empatía. Escucha, acompaña, mantén silencio y da las gracias a tu compañero por compartir contigo la vivencia. Con esto basta.

– Muéstrate disponible, como compañero y como manager. Si te interesas por las personas, les preguntas por cómo se sienten, comprobarás que, de forma mágica, si quieren, te harán participe y podrás acompañarlas a otro estadio de felicidad en el trabajo. HOLA BUENOS DIAS, ¿COMO ESTAS HOY? ¿Por qué cada día no dedicas los primeros 5 minutos del día a hablar con un compañero en esos términos?

MANTENTE “ENCHUFADO”

¿Qué es el tiempo?

¿Dónde está un equipo, o tú, cuando no estáis en el presente? Pues tiene dos opciones. En el pasado o en el futuro. ¿Dónde está el cliente o colega que tienes en frente?

Como puedes ver en una oficina también se puede viajar en el tiempo. Lo que ocurre que cuando cada miembro de una oficina está en una dimensión temporal y los clientes en otra, el negocio y los resultados del trabajo se pierden en dimensiones desconocidas. ¿Entre Venus y Saturno?

Una oficina o unidad de negocio feliz, está presente en lo que hace, bien sea abordando reuniones, atendiendo clientes, arreglando maquinaria o vendiendo seguros.

La cuestión es estar enchufados en lo que hacemos en cada momento.

Cuando voy a Madrid, alguna vez he ido a comer al Street Xo de David Muñoz. Se trata de un restaurante-bar con estética asiática en el que el ritual de la cocina discurre delante de los ojos de los clientes. ¡Me encanta porque está buenísimo!, pero una de las cosas que más me gusta es verles trabajar. Yo lo llamo “El templo de la presencia”. Están a lo que están. Están centrados cada uno en su tarea, como una perfecta maquinaria y el resultado es increíble. De verdad merece la pena verlo.

Pues en una oficina, lo mismo.

Si aspiras a vivir en una oficina feliz, piensa que no puede haberla si vive de espaldas, o en otra dimensión, ajena al negocio al que se dedica. Habrá buen rollete, pero el fin último es que sea eficiente y si no lo es….

¿Qué se puede hacer en una oficina para mejorar la presencia?

– Deja de hacer cosas cuando un compañero o colaborador viene a hablar contigo. Es habitual que sigamos trabajando, con la mirada en el ordenador, y ponemos el piloto automático, ni le escuchamos ni le sentimos, ni le miramos. Vamos, que estamos en otro lugar.

– TRES PASOS. 1 PARA 2. ATIENDE 3. VUELVE A TU TRABAJO. Sencillo, ¿no? Haciendo este sencillo gesto mostramos consideración hacia el compañero o colaborador, fase primera y fundamental de la que viene después que es la CONEXIÓN. Podéis establecer una sutil señal para reclamar la presencia del compañero, acordada por todos.

– Se valiente. Introduce como compañero, o fomenta como manager, la inclusión de la cultura de la presencia. Introduce pequeños anclajes en tu día a día: deja sonar tres veces el teléfono, su sonido es la señal de volver al presente y respirar tres veces. Verás cómo ese pequeño ejercicio te ayuda a estar conectado con el momento y el negocio.

– Cada mañana haz una lista de lo que HOY tienes que hacer. Céntrate en ella, y cuando te des cuenta de que te has ido, vuelve con calma y realiza una marca en la hoja. Sigue con esa práctica y verás que con poner el foco en cuando te distraes, te distraerás menos con el paso de los días. ¡Entrena!

Pages